Mostrando entradas con la etiqueta epistemología. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta epistemología. Mostrar todas las entradas

domingo, 20 de agosto de 2017

"Porque «toda determinación es negación». Y tal vez el mayor obstáculo resida en la tarea misma del intérprete". 

Texto: Tarot, El Arte de Adivinar, Enrique Eskenazi (1978)
Imagen: Iustración de El Libro Rojo, Carl Jung (2009)

martes, 24 de febrero de 2015

Mundo interior, mundo exterior (A. Hofmann)

     Albert Hofmann se hizo notablemente conocido y admirado, con fundamento, por habernos dado a la luz a la LSD (dietilamida de ácido lisérgico), por haber sido el autor del más célebre paseo en bicicleta cuando viajaba entre los efectos de dicha sustancia, y además creo que se merece nuestros más profundos respetos por haber llegado tan lúcido a su ancianidad. También en el campo de la química ha realizado otras importantes contribuciones. Por otro lado, le debemos su aporte decisivo a la resolución de los Misterios de Eleusis (Grecia), donde se celebraban experiencias extáticas como consagración a los ciclos de la naturaleza y el empuje hacia los estados ampliados de consciencia conseguidos allí era ni más ni menos que el cornezuelo de centeno, precursor de la LSD y base de la pócima kykeon. Sin embargo, poco suele comentarse sobre su cosmovisión, la cual fue forjándose desde su temprana infancia y se plasma en una serie de ensayos compilados bajo el nombre Mundo interior, mundo exterior. Nos inicia a la lectura un brillante prólogo de Josep María Fericgla (un viejo conocido en el ámbito de las sustancias psicoactivas), quien nos da una idea muy atinada sobre la importancia del paso por esta vida de Albert. En los textos predominan, expresados en un lenguaje tan sencillo como preciso, temas como la relación entre la mente y la materia, la configuración de la realidad explicada desde la didáctica metáfora "emisor-receptor", la amplitud de la consciencia y la reincorporación del ser humano a la naturaleza como condición para recobrar el sentido de la vida.



    El libro en su total extensión es de sobra interesante como recomendable. Aquí sólo voy a mencionar (curada de espanto de mis comentarios kilométricos) una idea que Albert reverbera, la cual encuentro afortunadamente con asiduidad en los autores que estoy frecuentando y que se me evoca en mis más modestas pero no menos asombrosas observaciones cotidianas. Consiste en que la creación misma, el funcionamiento de la vida* constituye una prueba tangible de la existencia de un plan en diversas configuraciones cuantas formas de vida existen y a partir de allí puede rastrearse una inteligencia que nos precede y nos sucederá a todas las criaturas, a la cual podría llamársela divina, y con ella, una realidad espiritual trascendente a la religiones ortodoxas y dogmáticas que ha fabricado la humanidad. Esta realidad nos vincula a todos los seres como integrantes de la naturaleza en una causa común que nos confiere un lugar en el mundo, puente para una mayor confianza en nosotros mismos que despeje finalmente la incógnita del egoísmo. Cabe destacar que en la emergencia de la realidad Albert nos sitúa como co-creadores. No obstante, no reniega de la ciencia, por el contrario él aclara que su actividad en la química lo acercó a estas inquietudes. Entonces nos muestra a lo largo de sus textos cómo las disciplinas científicas y la espiritualidad en realidad se complementan, siendo ambas necesarias para la experiencia del conocimiento y la vida del ser humano, porque es del modo en que las practicamos donde está el quid de la cuestión.
    Sin más, les doy cita con el libro, cuyo enlace para descargarlo ofrece gentilmente el sitio Contracultura.

*Nota al callo del pie: desde los mecanismos que subyacen al ADN hasta el proceso de fotosíntesis mismo, ni qué hablar de la complejidad del trabajo que desempeña nuestro sistema inmunológico o nuestro organismo por entero cuando se asocia con la voluntad y es capaz de poner en ejecución una idea previamente concebida... si mis conocimientos fueran más amplios, seguramente podría citar más ejemplos.

martes, 8 de abril de 2014

La Serpiente Cósmica


Humildad... saber que existe una realidad poderosa. Incluso más allá de nuestro deseo de aprehensión ordinario. Que sólo somos humanos. Que como decía o escribía Bourdieu, "tenemos que objetivar la relación objetivante". ¿Perder algo? ¿No precisar de muchas cosas? Saberse ignorante. Y aún así concentrar todo el intento y la ilusión por invertirlo.

lunes, 19 de noviembre de 2012

"¿Para qué trabajáis?"

"ANDREA. — ¡El miedo a la muerte es humano! Las debilidades humanas no le importan a la ciencia.
GALILEI. — No. Mi querido Sarti, también ahora, en mi actual estado, me siento capaz de darle algunas referencias acerca de todo lo que a la ciencia le importa. Esa ciencia a la que usted se ha prometido. (Entra Virginia con una fuente. Galilei, académicamente, las manos juntas sobre el vientre.) En las horas libres de que dispongo, y que son muchas, he recapacitado sobre mi caso. He meditado sobre cómo me juzgará el mundo de la ciencia del que no me considero más como miembro. Hasta un comerciante en lanas, además de comprar barato y vender caro, debe tener la preocupación de que el comercio con lanas no sufra tropiezos. El cultivo de la ciencia me parece que requiere especial valentía en este caso. La ciencia comercia con el saber, con un saber ganado por la duda. Proporcionar saber sobre todo y para todos, eso es lo que pretende, y hacer de cada uno un desconfiado. Ahora bien, la mayoría de la población es mantenida en un vaho nacarado de supersticiones y viejas palabras por sus príncipes, sus hacendados, sus clérigos, que sólo desean esconder sus propias maquinaciones. La miseria de la mayoría es vieja como la montaña y desde el púlpito y la cátedra se manifiesta que esa miseria es indestructible como la montaña. Nuestro nuevo arte de la duda encantó a la gran masa. Nos arrancó el telescopio de las manos y lo enfocó contra sus torturadores. Estos hombres egoístas y brutales, que aprovecharon ávidamente para sí los frutos de la ciencia, notaron al mismo tiempo que la fría mirada de la ciencia se dirigía hacia esa miseria milenaria pero artificial que podía ser terminantemente anulada, si se los anulaba a ellos. Nos cubrieron de amenazas y sobornos, irresistibles para las almas débiles. ¿Pero acaso podíamos negarnos a la masa y seguir siendo científicos al mismo tiempo? Los movimientos de los astros son ahora fáciles de comprender, pero lo que no pueden calcular los pueblos son los movimientos de sus señores. La lucha por la mensurabilidad del cielo se ha ganado por medio de la duda; mientras que las madres romanas, por la fe, pierden todos los días la disputa por la leche. A la ciencia le interesan las dos luchas. Una humanidad tambaleante en ese milenario vaho nacarado, demasiado ignorante para desplegar sus propias fuerzas no será capaz de desplegar las fuerzas de la naturaleza que vosotros descubrís. ¿Para qué trabajáis? Mi opinión es que el único fin de la ciencia debe ser aliviar las fatigas de la existencia humana. Si los hombres de ciencia, atemorizados por los déspotas, se conforman solamente con acumular saber por el saber mismo, se corre el peligro de que la ciencia sea mutilada y que vuestras máquinas sólo signifiquen nuevas calamidades. Así vayáis descubriendo con el tiempo todo lo que hay que descubrir, vuestro progreso sólo será un alejamiento progresivo de la humanidad. El abismo entre vosotros y ella puede llegar a ser tan grande que vuestras exclamaciones de júbilo por un invento cualquiera recibirán como eco un aterrador griterío universal. Yo, como hombre de ciencia tuve una oportunidad excepcional: en mi época la astronomía llegó a los mercados. Bajo esas circunstancias únicas, la firmeza de un hombre hubiera provocado grandes conmociones. Si yo hubiese resistido, los estudiosos de las ciencias naturales habrían podido desarrollar algo así como el juramento de Hipócrates de los médicos, la solemne promesa de utilizar su ciencia sólo en beneficio de la humanidad. En cambio ahora, como están las cosas, lo máximo que se puede esperar es una generación de enanos inventores que puedan ser alquilados para todos los usos. Además estoy convencido, Sarti, que yo nunca estuve en grave peligro. Durante algunos años fui tan fuerte como la autoridad. Y entregué mi saber a los poderosos para que lo utilizaran, para que no lo utilizaran, para que se abusaran de él, es decir, para que le dieran el uso que más sirviera a sus fines. Yo traicioné a mi profesión. Un hombre que hace lo que yo hice no puede ser tolerado en las filas de las ciencias".



Fragmento: Galileo Galilei, Bertolt Brecht.
Fotografía: "chemtrail" en la esquina de Zeballos y Buenos Aires (Rosario).

viernes, 16 de noviembre de 2012

Hiroshima y Nagasaki

Hacer comprender a los ciudadanos pasmados que aunque no entren en la guerra están de todos modos.
Que allí donde se nos dice es tal cosa o morir, es siempre en realidad tal cosa y morir.
Así de huelga humana en huelga humana, propagar la insurrección, donde ya no hay sino, donde somos todos singularidades cualquiera.
¿Cómo hacer?. Tiqqun


     Se suponía que iba a tratarse de un debate sobre ciencia. La obra de teatro que acababa de exhibirse había dado lugar a ello. Ésta tomaba como punto de partida la carta que había firmado Einstein a Roosevelt autorizándole a llevar a cabo las investigaciones tendientes al desarrollo de las bombas atómicas. Yo había traído preparadas cada palabra, toda la evidencia yacía en el bolso dispuesta a desparramarse con la claridad con que está siendo aplicada, dentro del aula. ¿Acaso no habré sido lo suficientemente explícita? Tal vez no escogí las palabras adecuadas y las ganadoras del concurso estaban desacreditadas de antemano, mis argumentos no fueron lo genialmente científicos, es que no soy doctora ni licenciada ni ingeniera, ni a mi nombre lo antecede una escalera de títulos académicos, tal vez no me expliqué bien a causa del trabalenguas que me sacude la boca cuando este asunto en mi interior es empujado por la más profunda tristeza, que me sofoca y sin embargo al mismo tiempo es la que me lleva a querer darle culminación. 


     Quisiera quitar ahora de mi mente sus imágenes descoloridas. Ojalá pudiera quebrar de un rasguido sus miradas vacías, como si estuvieran contenidas en una fotografía que impecablemente expusiera la crudeza de este siglo. Es ahora el papel el que atestigua sus fauces abrasivas, el trazo que las repele cuando una lágrima se atreve a ser derramada y manchar la historia. En todo caso arderán en papel inmutables, como se mostraron cuando la asociación "modificación climática", que se prendió a la frase "algunos pueden hacerlo deliberadamente y luego culpan a cualquiera" se escurrió de mis labios. No dos sino mil bombas atómicas cayeron sobre mí al añadir el vocablo "chemtrails" y detallar su consistencia. Mis propias palabras removían la tierra hostil que inexplicablemente los incrédulos volvían a enterrar con total inocencia. Claro, yo venía a representar el papel de nueva hereje, ante la nueva herejía que implica cuestionar a magnitudes de científicos cuya ostentación de título y de trayectoria los acrecienta y a mí me hace mermar a fuerza de bebidas y pastelitos como en las aventuras de Alicia. Su silencio atiza. Esta vez era yo la lunática aterrizada quién sabe de cuál luna aún no descubierta. Pero siempre soy yo. Estoy segura de que a los tiempos del proyecto Manhattan, los rodearon tantos incorregibles e irresponsables como yo, que no tienen idea sobre a qué dedicar sus vidas sino a cuestionar todo cuanto se atraviese a aparecer en su confuso camino. No los culpo, pues la ciudad perpetra la desfiguración cuando los espantosos edificios miran con tal desdén al cielo que no sólo nos recortan sino también nos eclipsan la belleza natural, transportándonos a otra naturalidad. 


 
     Pero por momentos la inquisición de sus miradas es violenta... sí, tal vez fue ella la que me hizo tropezar con mis propias palabras, la que a veces me hace vacilar sobre hasta qué punto comprenderán lo que significa involucrarme en esta causa. "No soy yo la boca para estos oídos", dije a través de Zaratustra. Inconmensurable es la decepción que me abate... es que no sé expresarme de otra manera. Pero no es la alienación a la cual me arrojan lo que me preocupa, sino la verdad extinguiéndose que les rehuye desprendiendo llamas.



Nota al pie 1: Transcurrido el 8/11/2012 en una de las aulas de la Facultad de Psicología (U.N.R). Tal vez el mejor plan para ese día hubiera sido encontrarme en el Monumento, uniéndome a la manifestación 8-N junto a un cartel anti-chemtrail e intentar jugar con los medios televisivos, a ver si lo enfocaban y al fin le conseguía la fama.  
Nota al pie 2: Las imágenes de chemtrails no fueron sometidas a ningún proceso de edición. 
Nota al pie 3 (pie de talla bastante grande ya): Quienes quieran interiorizarse sobre los chemtrails, pueden comenzar por observar atentamente al cielo y las fluctuaciones que presenta tras el rastro que dejan estas estelas, que en nada se asemejan a las estelas de condensación habituales; también a través de Google aún se puede conocer abundante cantidad de información, así como fotografías y videos... o si no, pueden preguntarle a Claris, quien les sugiere que si pueden, vean, descarguen y difundan el documental What in the world are they spraying? (¿Qué demonios están rociando en el mundo?), una gran introducción para quienes desconocen acerca de esta problemática realidad y su vinculación al cambio climático, como parte de la geoingeniería, disciplina científica que a no ser por los chemtrails no me hubiese enterado de su existencia.
(Añadido el domingo 9/12/2012): Ya está disponible online la continuación del mencionado documental, Why in the world are they spraying (¿Por qué demonios están rociando?), el cual expone las implicaciones de los chemtrails que involucra desde su utilización como arma climática en complemento con el H.A.A.R.P (Programa de Investigación Aurora Activa de Alta Frecuencia), Monsanto con su desarrollo de semillas que resisten ante cualquier adversidad climática, hasta empresas aseguradoras que apuestan en el clima, asegurándose ganancias que doblan a las de sus clientes, aunque éstos pierdan.   

lunes, 17 de septiembre de 2012

La Invención de Morel


 "Creo que perdemos la inmortalidad porque la resistencia a la muerte no ha evolucionado; sus perfeccionamientos insisten en la primera idea, rudimentaria; retener vivo todo el cuerpo. Sólo habría que buscar la conservación de lo que interesa a la conciencia".

     Encerrada en un paréntesis, como disminuida o puesta allí para ser recogida por algún curioso se encuentra una de las frases que más se me aprehendió.


     Puede que La invención de Morel haya convertido a Adolfo en un visionario, quien se ha anticipado en el periplo que nos conduce la literatura a lo que a mi parecer se trata de la teoría más fascinante que ha gestado la ciencia en el último tiempo y la cual incluso a una fugitiva declarada de la matemática y la física como me reconozco, le ha provocado atreverse a hacer pie entre unos planteos de una profundidad oceánica que aún redactados en su propio lenguaje al día de hoy le resultan difícilmente descifrables. O quizás, cautivada por una teoría que se atreve a presentar sus postulados como una superación de las concepciones físicas predominantes, el paradigma holográfico se inmiscuye con la misma magnitud en la interpretación de los temas a los cuales tengo alcance. Indaga sobre una realidad primigenia, fuera de nuestro alcance habitual, donde materia y espíritu forman parte de la misma identidad, desde lo no-manifiesto emergiendo hacia lo manifiesto, donde no somos sino solamente integrados en una misma conciencia.

     Se trata de un relato desplegado en torno a la desesperación de quien comienza a vacilar de sus propias creencias que incluso se resguarda bajo el anonimato. La verosimilitud oscila entre las posibilidades de la alucinación, la enfermedad, los sueños y la locura, en síntesis con elementos que no terminan de cobrar sentido como la abrupta irrupción de un grupo de seres cuyo extraño comportamiento se mueve en un eterno retorno nos hacen vacilar sobre la naturaleza del intrincado enigma que habita en la isla solitaria. Cuando descubrimos que tiempo y espacio pueden quebrarse, entonces sabemos que la realidad está trastocada, lo poco de fiable que le quedaba a la percepción cerebral se resigna y la especulación se instala. El deseo de superar la mortalidad alguna vez invocado por cada hombre y mujer se ve condensado en la controvertida figura de un hombre, confundido entre la ciencia y sus ambiciones egoístas en la consecución de una invención que favorezca eternamente a su amor. La aspiración a la felicidad y a la libertad participan en autointerpelaciones que van construyendo la trama, yuxtaponiéndose con la realidad paralela. Pero persiste fundamental la mirada que pone en marcha su funcionamiento, su presencia proyectada, su simulacro de vida. ¿Dónde vive mi esencia, dónde soy más real? Nos constituimos mediante los actos de los sentidos, nos aparecemos para el otro. Al igual que cuando las energías cuánticas existentes como cúmulos de posibilidades en ondas, carentes de forma material definida, al ojo del observador desaparecen dando lugar a la materia. Nos conocemos como uno cuando reconocemos a los otros. Y jugamos a las escondidas con la percepción. Nos hacemos necesarios y a esa distinción la erradicamos, innecesaria.

"Al hombre que, basándose en este informe, invente una máquina capaz de reunir las presencias disgregadas, haré una suplica. Búsquenos a mí a y Faustine, hágame entrar en el cielo de la conciencia de Faustine. Será un acto piadoso".

martes, 4 de septiembre de 2012

La santa curiosidad

"Siéntete como un niño pequeño ante los hechos
y prepárate a abandonar cualquier noción preconcebida,
sigue humildemente adondequiera
y a cualquier abismo que conduzca la naturaleza,
o no aprenderás nada".
Thomas Henry Huxley en El Paradigma Holográfico

     Qué menoscabo hacia aquellos estudiantes imbuidos de deseos de conocer teorías que indagaron en un fenómeno tan apasionante de estudiar como lo es la percepción (a la manera que, por ejemplo, lo expone la escuela psicológica de la Gestalt), el tener que verse forzados a aceptar que los docentes a cargo de las materias que curso en la Facultad de Psicología de Rosario no pueden retirarse de su raigambre psicoanalítica al menos lo que dure el tiempo de hora y media de clase.

     Tal vez ignoren que en nuestros primeros acercamientos, los prejuicios que encierran sus referencias de reprobación a dichas teorías desalientan las posteriores revisiones, coyuntura que sólo puedo comprender desde su inferencia prematura de que todos los estudiantes ya hayamos decidido en primer año adoptar como método de trabajo al psicoanálisis. No desacredito, claro que se hayan formado una opinión propia de otras escuelas, sólo que me resisto a dar como verosímiles críticas que muestran su invalidez desde que son infundadas. 

     Me considero afortunada cuando descubro que puedo contar con el entusiasmo que me brinda mi curiosidad, la cual me impide descartar nada de antemano, sin antes haber despertado mi atención a posar mis ojos sobre ello. Aunque creo que esta cualidad debería ser motivada o fortalecida en la educación, sobre todo desde quienes se encuentran orientando la dirección donde se encaminan las clases, como lo son los docentes. Puesto que si un docente carece de esta disposición, el espíritu curioso, esencial en mi opinión para no desviarse nunca del intrincado camino del aprendizaje, y en cambio se presta a visiones prestablecidas, muchas de las cuales se replican si uno transita varias materias a la vez, ante ningún imperativo de examen podrá lograr que los estudiantes se aparten de la lógica del estudio a base de la memorización de libro y purga textual de autor, que muchos luego, de manera contradictoria, manifiestan despreciar.

     Resulta claro, y de aquí se desprende, que esta crítica también está dirigida hacia a mí por haber adherido a la cobardía de la indecisión, porque no fui capaz de haber alzado la mano durante la clase para decir que según mis últimas lecturas el principio sobre el cual se sostenía la teoría de la Gestalt quedaría demostrado gracias a la teoría holográfica, y aún viceversa... cuando ella, docente de D.P.C, tuvo que expresar que "algunos todavía creen que los animales sueñan... como si pudieran pensar". Con mi silencio incliné la cabeza ante la autoridad y en apenas el transcurso de efímeros segundos firmé mi aval a una muy peligrosa realidad (que se ensancha casi inconscientemente), contribuyendo a asentar el riesgo de que en lugar de una genuina formación (que por cierto, no cese) que no sólo tienda a la obtención de un trabajo sino a abarcar nuestra posición en el mundo y en nosotros mismos, por el contrario se nos esté inculcando un adoctrinamiento que nos acostumbre a dar por sentados los hechos sin necesidad de una discusión previa, que nos haga conformistas, holgazanes de mente, enjaulados de prejuicios que aplastan todo intento de crecimiento, fieles hasta el punto de ser moldeados de acuerdo a las exigencias exteriores e ignorando que no es otro que cada uno el responsable de hacerla valer en su sentido más pleno, el de vivir.

sábado, 2 de junio de 2012

Sobre la posibilidad y necesidad de la verdad

“Nos hemos vuelto demasiado civilizados
para ver lo evidente”



     “Ya de joven me había fijado en que ningún periódico cuenta nunca con fidelidad cómo suceden las cosas, pero en España vi por primera vez noticias de prensa que no tenían ninguna relación con los hechos, ni siquiera la relación que se presupone en una mentira corriente. Vi informar sobre grandiosas batallas cuando apenas se había producido una refriega, y silencio absoluto cuando habían caído cientos de hombres. Vi que se calificaba de cobardes y traidores a soldados que habían combatido con valentía, mientras que a otros que no habían visto disparar un fusil en su vida se los tenía por héroes de victorias inexistentes; y en Londres, vi periódicos que repetían estas mentiras e intelectuales entusiastas que articulaban superestructuras sentimentales sobre acontecimientos que jamás habían tenido lugar [...].

     En realidad vi que la historia se estaba escribiendo no desde el punto de vista que había ocurrido, sino desde el punto de vista de lo que tenía que haber ocurrido según las distintas “líneas de partido” [...].


     Estas cosas me parecen aterradoras, porque me hacen creer que incluso la idea de verdad objetiva está desapareciendo del mundo. A fin de cuentas, es muy probable que estas mentiras, o en cualquier caso otras equivalentes, pasen a la historia. ¿Cómo se escribirá la historia de la guerra civil española? Si Franco se mantiene en el poder, los libros de historia los escribirán sus prebendados y -por ceñirme al detalle de antes- el ejército ruso que nunca existió se convertirá en hecho histórico que estudiarán los escolares de las generaciones venideras. Pero supongamos que dentro de poco cae el fascismo y se restablece en España un gobierno más o menos democrático; incluso así, ¿cómo se escribirá la historia? ¿qué archivos habrá dejado Franco intactos? Y aún suponiendo que se pudieran recuperar los archivos relacionados con el bando republicano, ¿cómo se podrá escribir una historia fidedigna de la guerra? Porque, como ya he señalado, en el bando republicano también hubo mentiras a espuertas. Desde el punto de vista antifascista se podría escribir una historia de la guerra que sería fiel a la verdad en términos generales, pero sería una historia partidista que no merecería ninguna confianza en lo que se refiere a los detalles de poca monta. Sin embargo, es evidente que se escribirá una historia, la que sea, y cuando hayan muerto los que recuerden la guerra, se aceptará universalmente. Así que, a todos los efectos prácticos, la mentira se habrá convertido en verdad.

     Sé que está de moda decir que casi toda la historia escrita es una sarta de mentiras. Estoy dispuesto a creer que la mayor parte de la historia es tendenciosa y poco sólida, pero lo que es característico de nuestro tiempo es la renuncia a la idea de que la historia se podría escribir con veracidad. En el pasado se mentía a sabiendas, o se maquillaba de forma inconsciente lo que se escribía, o se buscaba denodadamente la verdad, sabiendo muy bien que los errores eran inevitables; pero en cualquier caso se creía que "los hechos" habían existido y que eran más o menos susceptibles de descubrirse. Y en la práctica, había siempre un considerable caudal de datos que casi todos admitían. Si consultamos historia de la última guerra [la primera guerra mundial], por ejemplo, en la Enciclopedia Británica, veremos que una parte considerable del material procede de fuentes alemanas. Un historiador británico y otro alemán podrían disentir en muchas cosas, incluso en las fundamentales, pero sigue habiendo un acervo de datos neutrales, por llamarlos de algún modo, que ninguno de los dos se atrevería a poner en duda. Es esta convención de base, que presupone que todos los seres humanos pertenecemos a una misma especie lo que destruye el totalitarismo. La teoría nazi niega en concreto que exista nada llamado la verdad”. [...]. El objetivo tácito de esa argumentación es un mundo de pesadilla en el que el jefe, o el camarilla gobernante, controla no sólo el futuro sino también el pasado. Si el jefe dice de tal o cual acontecimiento que no ha sucedido, pues no ha sucedido; si dice que dos y dos son cinco, dos y dos serán cinco. Esta perspectiva me asusta mucho más que las bombas, y después de las experiencias de los últimos años no es una conjetura hecha a tontas y a locas”.



... Como si hubiera sido escrito para nuestro tiempo
Mi Guerra Civil Española
George Orwell